domingo, 28 de mayo de 2017

Felipe Villanueva

Compositor prolífico


Dr. Héctor Darío Aguirre Arvizu
17-05-28

#Semblanza, #Efemérides, #EfeméridesMexicanas, #UnDíaComoHoy 28 de mayo de 1893 fallece el prolífico compositor Felipe Villanueva, quien fundara el Grupo de los Seis, el Instituto Musical y la Sociedad Anónima de Conciertos. Escribió obras como El retrato del cura Hidalgo, Ana, Amor, Sueño dorado y muchas otras.
Nació el 5 de febrero de 1862 en Tecámac, Estado de México. Formó parte de una familia numerosa de 12 hijos, todos de Zenón Villanueva, quien fuera presidente municipal, y de Francisca Gutiérrez. El hermano mayor de Felipe, Luis, había aprendido violín de manera empírica y Felipe exploraba frecuentemente su uso hasta que le fue regalado. Sin embargo fue su primo Carmen Villanueva, organista de la parroquia del pueblo, quien le diera sus primeras lecciones de música, antes incluso que su entrara a la escuela primaria.
Felipe Villanueva
Felipe Villanueva era un verdadero talento para su época. El maestro Hermenegildo Pineda le enseñó armonía y técnica de los instrumentos de una banda. Con ello Felipe empezó las giras de la banda de Tecámac por el estado.
A los 10 años compuso lo que se llama en el medio de la música su obra príncipe u ópera prima: El retrato del cura Hidalgo. Después compuso una mazurka dedicada a su maestro Pineda, llamada La despedida.
El padre, al ver a su hijo animoso con la música lo llevó a estudiar al Conservatorio Nacional, sin embargo Felipe fue dado de baja por su origen indígena y rural, no siendo suficientes los ruegos del padre para hacer que las autoridades.
Portada de un libro sobre la vida del autor
Al ingresar como alumno hospedado de Antonio Valle, Felipe fue rechazado por la esposa del maestro, por lo que el joven músico se regresó a Tecámac a sus 13 años de edad, reencontrándose con su maestro Pineda, quien lo invitó a retomar las giras en pueblos vecinos.
Por razones similares a las del Conservatorio Felipe Villanueva no fue aceptado en el Instituto Toluca. Pero cambiaría la suerte de Felipe ya que un amigo de su padre, Valentín Hernández se comprometió a apoyarlo y le consiguió alojamiento en la ciudad de México con un amigo suyo, Luis Rodríguez, quien a su vez le consiguió trabajo como violinista en la orquesta del Teatro Hidalgo, dirigida por José Cornelio Camacho, pasando éste a ser maestro de Felipe. La contra en la vida de Felipe fue el fallecimiento de su padre en estos años, ante cuyo cuerpo prometió ser un gran músico. A partir de entonces decidió vivir sólo y por su cuenta.
Con gran empeño Villanueva se aplicó a estudiar armonía, orquestación y composición empleando los textos de Berlioz y Reicha, que eran los textos más avanzados en su época sobre teoría. Interpretar el violín le permitía sostener su economía, convirtiéndose en el maestro de moda, mientras que el piano le permitía avanzar en sus estudios de fuga y contrapunto, y en elaborar sus composiciones cada vez más refinadas: AnaLuzDos en el piano, además de sus dos obras más famosas: Vals amor y Vals poético.
Monumento a Felipe Villanueva en Tecámac, Estado de México
Veinteañero pasó a integrarse a la orquesta del Teatro Nacional, siendo el primer violín. Teniendo ahora como maestro a Julio Ituarte perfeccionó su estudios de piano, en tanto que la casa Wagner y Levien, famosa por sus ediciones musicales, le publicó muchas composiciones.
Pero la música no está exenta de contradicciones de intereses. Felipe Villanueva con Ricardo Castro, Gustavo E. Campa, Juan Hernández Acevedo, Carlos Meneses, Ignacio Quezada y Gustavo E. Campa, formaron el llamado Grupo de los Seis, fundando el Instituto Musical, con una postura inclinada a la escuela francesa, contraria a la italinizante del Conservatorio Nacional, con Melesio Morales a la cabeza. Escribe el maestro Eusebio Ruvalcaba:
“Esta tendencia significó, en el quehacer de los jóvenes compositores mexicanos, cuando menos un claro perfeccionamiento en la factura y recursos musicales, como son el tratamiento instrumental, polifónico y contrapuntístico; mejorías formales que precisamente Villanueva llevó a sus más lejanas consecuencias.” (Ruvalcaba, 2012).
Un acontecimiento casi fortuito provocaría un impulso en la fama de Felipe Villanueva: el compositor francés Eugène D’Albert llegó a México e interpretó la primera mazurca de Villanueva, llegando a destacar la “pasión y elegancia” de la obra, y considerando a Villanueva como el más genial artista que había conocido en este continente, en 1891.

Otro acontecimiento, este más de factura de Villanueva, le llevó a mejorar su prestigio: Fundó la Sociedad Anónima de Conciertos, con Gustavo E. Campa y Carlos Meneses, institución dedicada a traer a México música del extranjero desconocida en nuestro país, inaugurando su primer concierto con música de Hyden y Weber. Este trabajo llevó a que en México se apreciara mucho la música alemana:
“Hay que señalar que esta predilección de Villanueva por la música alemana y francesa no excluye cierto rescate de la música mexicana —cosa absolutamente inusual para finales del siglo XIX—, ya que se inspiró en ritmos folclóricos y populares mexicanos para darles a algunas danzas suyas más carácter y frescura.
Por otra Parte, Felpe Villanueva fue el primer compositor en México que hizo del piano el instrumento más rico en sus posibilidades tímbricas. Quizá por eso había introducido en su enseñanza música de Bach y de Chopin.” (Ruvalcaba, 2012).
Felipe Villanueva falleció el 28 de mayo de 1893, a los 31 años de edad, al parecer de una pulmonía fulminante, aunque se le había visto melancólico en el último mes de vida, y hasta había ido a despedirse de familiares y amigos en Tecámac, escribiendo allí Recuerdo y Vals.
Su producción fue de más de 50 composiciones, incluyendo motetes, óperas, gavotas y zarzuelas, aunque muchas de ellas están perdidas o fueron acreditadas a otros autores.
Sus restos descansan el la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón de Dolores.
Tumba de Felipe Villanueva en la
Rotonda de las Personas Ilustres

La Sociedad de Autores y Compositores de México tiene un registro de 48 obras del autor. Véase: SACM.

Presentamos aquí algunas de sus obras para apreciar su maestría. 
Vals Amor


Nocturno Amar


Nocturno Amar, otra versión: 


Vals Poético, extremadamente sensual: 


Mazurka - 2a en La mayor


Mazurca Sueño Dorado


Tercera Mazurca op. 27: 



Mazurca Evelia



Con información de: Eusebio Ruvalcaba.

D. R. 2017 Darío Aguirre






No hay comentarios:

Publicar un comentario