domingo, 16 de abril de 2017

Andrés Iduarte ensayista

Un hombre de convicciones


Dr. Héctor Darío Aguirre Arvizu
17-04-16


Cuanto pensé lo dije, cuanto dije lo sostuve

Andrés Iduarte



#Semblanza, #Efemérides,  #EfeméridesMexicanas, #UnDíaComoHoy 16 de abril de 1984 muere el eminente narrador y ensayista, Andrés Iduarte, quien escribiera la sublime obra Un niño en la Revolución Mexicana, hombre de convicciones y certezas.
Había nacido un primero de mayo de 1907 en San Juan Bautista (ahora Villahermosa), Tabasco. Al iniciarse el conflicto armado su familia emigró temporalmente a diversas ciudades: Ciudad del Carmen, Campeche y Mérida, y de regreso a su ciudad.
El ensayista Andrés Iduarte
En 1919 su familia se trasladó a la ciudad de México debido a la salud de su hermana Eloísa. Andrés Iduarte estudió allí en el Colegio Dr. Hugo Topf y en el Colegio Mexicano, para realizar sus estudios intermedios en la Escuela Nacional Preparatoria entre 1922 y 1925. En 1926 se inscribió a la Facultad de Derecho. Fue defensor de la autonomía universitaria.
Entre 1928 y 1930 estuvo en París, donde se incorporó a la Asociación de Estudiantes Latinoamericanos (AGELA) gracias a la cual conoce a otras personalidades de las letras latinoamericanas.
Pasaporte
Muy joven, a sus 23 años comienza a dar clase de literatura hispanoamericana en la Escuela Nacional Preparatoria y al mismo tiempo dirigir la Revista de la Universidad Nacional.
En 1933 viaja a España donde continúa sus estudios en la Universidad Central de Madrid, donde se asocia a la Federación Universitaria Hispano-Americana, de la cual se hace secretario, además se convierte en miembro de la Federación Universitaria Escolar y también secretario de la Sección Iberoamericana del Ateneo de Marid. Allá permanecerá seis años, adhiriéndose a las causas de la república y luego participando en la guerra civil en las trincheras.
De 1939 a 1952 fue profesor de literatura hispanoamericana en la Universidad de Columbia.
En 1952 fue nombrado  director del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) teniendo como colaboradores a Andrés Henestrosa como jefe del departamento de literatura, a Celestino Gorostiza en teatro, José Durón en música, y Pedro Ramírez Vázquez en arquitectura.
El escritor
En 1954 cuando se le rindió homenaje en el Palacio de Bellas Artes a Frida Khalo, recientemente fallecida, permitió que sus restos fueran cubiertos con la bandera soviética, lo que le valió el despido por parte del presidente Adolfo Ruiz Cortines, en una política mexicana macartista.
Desde 1961 regresó a la Universidad de Columbia donde llegó a ser profesor emérito.
Colaboró en revistas (Universidad de México, Cuadernos Americanos, Mañana, Siempre!), diarios (El Popular, El Nacional, Excélsior) y suplementos culturales (Revista Mexicana de Cultura, México en la Cultura, Diorama de la Cultura). Escribió relatos, obras ensayísticas, crónicas y artículos de crítica literaria. 
Sus obras:
   El libertador Simón Bolívar (1931), Homenaje a Bolívar (1931), El problema moral de la juventud mexicana (1932), En el fuego de España (1933), Pláticas hispanoamericanas (1934), Veinte años con Rómulo Gallegos (1934), Martí, escritor (1944) -tesis doctoral en la Universidad de Columbia por la que ganó el primer premio de la Comiisión Procenternario de Martí-, México en la nostalgia (1944), Sarmiento: a través de sus mejores páginas (1949), Un niño en la Revolución Mexicana (1951), La isla sin veneno (1954), Sarmiento, Martí y Rodó (1955), Gabriela Mistral, santa a la jineta (1958), Don Pedro de Alba y su tiempo (1963), Tres escritores mexicanos (1967), El mundo sonriente (1968), Preparatoria (1983), Lunes de El Nacional (1970), Diez estampas mexicanas (1971), Hispanismo e hispanoamericanismo (1983), Semblanzas (1984).
   En 1975 se hizo una compilación de sus ensayos en revistas y en 1993 el gobierno de Tabasco publicó su obra completa.
Al menos dos escuelas primarias llevan su nombre.
Escudo de una escuela primaria en Coacalco
 Desgraciadamente su obra es poco conocida y por lo tanto poco leída, a pesar de su importancia literaria.
Es una lástima que ni el INBA ni la UNAM cuenten con un archivo gráfico de personajes tan importantes como Andrés Iduarte, ni con información biográfica extensa, y mucho más lamentamos que no sea posible localizar su obra impresa o en pdf.
 Posiblemente hubiera sido mejor esperar hasta el primero de mayo para hacer esta inserción y coincidir con el 110 aniversario de su nacimiento, donde suponemos le harán grandes homenajes, al menos en el INBA y en Tabasco.






No hay comentarios:

Publicar un comentario